Noticias

decapante

¿Qué es y para qué sirve un decapante?

A la hora de restaurar muebles o pintar superficies que ya han sido previamente pintadas es necesario el uso de un decapante. Este producto sirve para eliminar pinturas, barnices, esmaltes u óxido en diferentes soportes como metal, azulejos, madera, cemento, etc. Está especialmente recomendado para utilizarse en aquellos soportes en los que solo con la lija no es posible eliminar toda la pintura.

Los decapantes pueden presentarse en diferentes texturas, aunque las más habituales son la líquida o en gel. Están formulados a base de dos tipos de disolventes que actúan tanto sobre las capas superficiales como sobre las más profundas, lo que les confiere ese carácter tan potente. En función de la superficie que se vaya a tratar habrá que emplear un tipo de decapante u otro. Los hay para madera, metal e, incluso, decapantes universales que sirven para todo tipo de soportes.
 

Cómo usar un decapante

Para poder usar adecuadamente el decapante, primero habrá que contar con una serie de materiales:

  • Lija.
  • Espátula.
  • Brocha, pincel o pistola airless.
  • Cepillo.
  • Guantes de protección.
  • Mascarilla.

Una vez se disponga de estos utensilios se puede proceder a utilizar el decapante. La técnica no es complicada, aunque requiere tener en cuenta una serie de consideraciones:

  1. Para mejorar la acción del decapante, se recomienda lijar previamente la superficie para alisarla y eliminar los restos de pintura más superficiales. Después habrá que limpiarla con un paño húmedo para retirar los restos de polvo y suciedad.
  2. Tras este paso se procederá a aplicar el decapante. Si se trata de una superficie muy extensa recomendamos hacerlo con una pistola airless, mientras que si no es muy grande mejor hacerlo con una brocha o pincel. Habrá que dejar secar el producto alrededor de media hora para que haga efecto.
  3. Una vez seco el decapante se procederá a retirarlo con el uso de una espátula o, si la superficie es muy amplia, con un chorro de agua a presión. En el caso de tratarse de una superficie de madera, para retirar el decapante adecuadamente habrá que seguir siempre la dirección de la veta. Si con una aplicación no se consigue eliminar toda la pintura, habrá que realizar una segunda aplicación de decapante.
  4. Por último, después de limpiar y dejar secar la superficie por completo, se procederá a aplicar el producto de acabado, ya sea pintura, esmalte, barniz, etc.

 

Decapantes de Pinturas Blatem

En Pinturas Blatem ofrecemos todo tipo de soluciones relacionadas con el mundo de la pintura tanto para profesionales como para particulares, por lo que también contamos con productos decapantes.

  • Decapante DK2: se trata de un decapante altamente efectivo en textura gel que se puede aplicar sobre todo tipo de superficies. No tiene disolventes clorados y su uso es muy sencillo, ya que solo tarda entre 20 y 30 minutos en actuar. El decapante DK2 se puede aplicar con brocha sobre cualquier superficie, incluso madera, y se debe retirar con una espátula o cepillo de púas de metal. En este vídeo tutorial sobre cómo restaurar un mueble puedes ver cómo actúa DK2.

 

 

  • Decapante pintura plástica y gota: es un decapante en base acuosa especialmente indicado para eliminar el gotelé y plásticos texturados. Para su correcto uso se debe dejar actuar durante al menos una hora y después retirar con una espátula triangular o una llana lisa. Se recomienda aplicar con brocha, aunque también se puede hacer con pincel. En el siguiente vídeo tutorial sobre cómo quitar el gotelé puedes comprobar cómo funciona este decapante.

 


 

Con estas pautas y el uso de un buen decapante podrás restaurar adecuadamente cualquier tipo de superficie pintada y obtener unos resultados excepcionales.